sábado, 5 de octubre de 2013

Cosas de la Vida

No pretendía publicar esta estrada, pero lo hago ahora.
La Publicación de Software Libre, Estamos Realmente Seguros? en GNU/Linux Paraguay debería haber estado lista para el lunes quizá, pero el domingo me volví a mudar a la pieza donde alquilo, y todo el ajetreo que implica mudarse, terminó por retrasarme en redactar el post.

Después de pasar el invierno con mis padres en su casa, ya era hora de volver a mi choza.
Grata fue la sorpresa al encontrarme con que unos pajaritos habían hecho un nido en la habitación, e incluso se escuchaba el trinar de un polluelo.






Esto se veía bueno, el día estaba fresco y con una suave brisa (hasta lloviznó un poco), era una excelente bienvenida a mi hogar.
Por lo que decido empezar a acomodar un par de cosas y también El Monstruito (la PC viejita) sí, la traje conmigo, no me iba a quedar sólo con la televisión a ver Baila Conmigo Paraguay.
Mientras eso, a alguien más se le ocurre pasar a darme la bienvenida, y no, no era una vecina linda (lastimosamente no tengo, y +karol Vouga no cuenta, ya que es como una hermana mayor)
Resulta ser uno de los perros del dueño al que se le ocurre saludar "marcando su territorio" puto perro!
Se orinó por toda la mesita y el suelo.

 

Existe un dicho aquí en Paraguay, el cual es muy utilizado cuando estás con exagerada mala suerte: ¿Okuaru Mba'eiko Nderehe Jagua?
Lo cual significa: ¿Acaso te ha meado (orinado) encima un perro?
¿Y saben qué? Hay razón en ello, desde ahí todo fue mal.
Puse a descongelar la heladera (nevera) por la cantidad de hielo que se había formado en todo este tiempo.
Mientras, me puse a guerrear con un trapo húmedo, esponja, jabón en polvo y desodorante líquido para limpiar y sacar el hedor del piso y la mesita ridícula esa que traen como adorno los sommiers, y que nunca me gustaron, al igual que las cabeceras que no son fijas.

Terminada la tarea de doméstica, me doy una merecida siesta, aprovechando que comenzó a llover más fuerte, con lo delicioso que es dormir cuando llueve.
Dormir es un placer (hey! Esa es propaganda de Koala) y más aún en mi cama, la cual ya extrañaba, aunque ahora se me hagan enorme estos 1,40x1,90 para mi solo.
Entre una de las vueltas que doy mientras duermo (y que son pocas) siento algo húmedo en una parte de la frazada, para mi sorpresa, ahora hay gotera, al menos el colchón no se mojó y ya había parado de llover.

Bajo de la cama, se me mojan las medias y el pie, lo primero que se me ocurre es que había otra gotera, pero no, olvidé que había desenchufado la heladera y se inundó toda la pieza (que exagerado soy) mientras yo dormía la siesta. Otra vez trapo y balde en mano, me puse a trabajar.

Luego, necesitaba despejarme un poco por lo que terminé de poner a punto la PC, intento iniciar desde un pendrive (llave/lápiz USB) de 16Gb el cual tenía cómo arrancable a Debian 7 LXDE.
Pero no bootea, normal, ya me lo esperaba, porque según tengo entendido, para hacerlo arrancable (en esta PC) debe estar formateado en FAT16, formato que sólo admite los 4Gb.
Y al estar formateada en FAT32, no arrancó (a veces si me funciona en FAT32)

Lo intenté entonces con mi segunda opción, Lubuntu 13.04 desde un pendrive de 4Gb, y funcionó a la perfección, ya la había probado con anterioridad, y encima la había hecho persistente, por lo que los cambios que realizo se quedan grabados.

Ya la sonrisa se dibujaba nuevamente en mi rostro, reconoció el Wifi sin problemas (tengo permiso del dueño para utilizarlo a voluntad) y el consumo de RAM al inicio era solo de 80~85mb, cuando increíblemente estando en casa de mis padres no bajaba de los 90~110mb ¿será por los peluches que traía encima? (les recuerdo que no son míos) Mientras que con el PCManFM, Abiword, Gnumeric, LXTerminal, y LxTask, rondaba los 140~145mb, cuando anteriormente ya me quedaba sin RAM, con los 180mb ocupados.

Extasiado por lo que veía, me dispongo a cerrar todos esos programas para ejecutar Chromium, sabiendo que éste demandaría bastante RAM. Pero como esta historia se trata de desgracia, nuevamente empiezan los problemas, y me encuentro con un Chromium que me pide aún más RAM de la que tengo.

Midori al rescate, pensé, sigo dándole oportunidades a éste Navegador, y es que realmente consume menos que las demás, 1 Litro a los 100km (reconocimiento al autor de la frase: +Yoyo Fernández)

Bueno, realmente demanda poca RAM, pero no se dejó instalar ni desde la terminal, ni desde el Centro de Software de Lubuntu, Ni desde Synaptic, (decía algo así como que no puede instalar)
Fui entonces en busca de Firefox y obtengo la misma respuesta, pero esta vez si me dio la opción de instalar, aunque supuestamente no sea seguro hacerlo con un software sin autenticar.
Un ejemplo de lo que me salía, ya que no lo tengo a mano.

Al final no se completó la acción, por lo que me quedé un rato más frentea la PC, buscando navegadores ligeros. Me encontré con dos bastante interesantes, Arora y Links2, pero no los llegue a probar porque ya el sistema estaba muy pesado (al parecer no se libró por completo de Chromium)

Apago la PC, y me resigno a terminar el día viendo Crepúsculo en la tv.
Ese fue mi primer día nuevamente en mi choza, y el motivo de mi atraso.
Como decía, no pretendía realizar esta publicación, pero esta noche, al llegar a mi habitación, no recibo el cordial saludo del pajarito, por lo que incitando a una conversación, digo: "pipi, pipi" y nada de respuesta, es en ese instante en que me percato del cadáver sin plumas del polluelo en el suelo.
Aún estaba blando, pero ya muerto y frío.

Reaccionaba a cada ruido que hacía y me alegraba, pero hoy, nuevamente me he quedado solo, pues ha muerto el ave que me hacía compañía. Esta publicación la hago en su honor.
Y japiro ya con toda esta cursilería.



Imagen tomada de UbuntuForums